Seguramente muchos de vosotros que me estáis leyendo sabrán que Adobe sacó en 2011 un nuevo software para diseño web llamado Adobe Muse. Los diseñadores gráficos nos permite diseñar las páginas sin necesidad de conocer un lenguaje de programación, algo así como usar Illustrator para web. Yo como diseñador, me facilita mucho el trabajo y me siento con mayor libertad para editar el diseño de manera rápida. Siendo sincero, no estoy muy familiarizado con lenguajes como HTML5, CSS3, JavaScript y demás lindeces. Sí me defiendo, pero se me complica bastante, por eso mi cariño a Muse.

Debido a esto, Muse ve, se siente y se comporta similar a otros productos de Adobe como Photoshop, Indesign e Illustrator.

Es culpa de tener una mentalidad más ocupada por la estética que por el desarrollo. Es un problema generalizado. Muchas personas piensan que el diseño web y el desarrollo web es lo mismo. Esta confusión puede causar problemas para una empresa de diseño web y sus clientes ya que el diseño de páginas web ha convertido en un término genérico el diseño y el desarrollo.

Muchos opinan que Adobe Muse ha nacido para quitar el trabajo a los profesionales que disfrutan aporrerando el teclado para escribir código “limpito y depuradito”. No sé si es así; quizás, pero no hay duda de que es una herramienta que bien usada se pueden hacer auténticas maravillas. Quien diga lo contrario, miente.

Para muestra un botón. Esta es una web colombiana.
imarkgroup

Así que si estás familiarizado con los productos de Adobe, Muse podría ser una buena opción para tus proyectos web.

¿Qué tipo de proyectos web permite Adobe Muse?

Un par de verdades. Las personas que les gusta escribir código, odian Muse. Las personas que les gusta el diseño gráfico les va a gustar Muse. Es tan simple como eso. Muse es como tener el friki de la codificación detrás de ti, listo para codificar para ti después de diseñar un sitio web. No hay ninguna pieza “perfecta” de software, todas tienen sus pros y sus contras. ¿A quién le importa si el código no es “perfecto” o lo que sea?. Mientras diseñes algo agradable y se muestre correctamente en los navegadores más populares, entonces ¿cuál es el problema? Hace un año relancé un sitio web de un cliente que no había sido actualizado en años. Un diseño cutre, porque partía de un tríptico impreso, pero es lo que quería el cliente. Lo creé con Muse y todos contentos.

Muse es un regalo del cielo para mí, porque prefiero estar sentado creando cosas bonitas para el cliente que estar perdiendo el tiempo buscando el código de jQuery que me permita hacer tal cosa en el menú de navegación, y así sucesivamente.

Para mí es ridículo. Y no tiene sentido, porque no es mi cometido final. No pretendo dominar todas las disciplinas a la vez. Prefiero dedicarme a lo que mejor se hacer y el resto cargarlo a las espaldas (me refiero a las críticas de los desarrolladores web)

Aún no he respondido a la pregunta del apartado. Con Muse se puede hacer cualquier cosa que imagines. El límite está en tu imaginación. Si además tienes conocimientos de programación y sobre todo de CSS, pues… bingo!

Un paseo por Adobe Muse

Muy pocos programas ofrecen un editor con el lienzo en blanco. Pero entre los pocos que lo hacen, Adobe Muse es el mejor que he visto. Es muy fácil colocar elementos en la página y arrastrarlo dentro de la página. Simplemente funciona. Los usuarios que estén interesados ​​en el diseño de sitios web desde cero les va a encantar Muse (y en general los usuarios son diseñadores gráficos).

1. Diseñar desde cero

Pero el diseño desde cero también puede ser un obstáculo para otros usuarios (tal vez los que no tienen experiencia en diseño gráfico). El diseño de un sitio web es un proceso complicado. Es necesario diseñar encabezados, pies de página, menús de navegación, crear diferentes estilos de fuente, estilos de imagen y mucho más.

Entonces, ¿qué tipo de elementos se pueden usar en una página? Muse incorporar la mayoría de los elementos convencionales de serie. Podemos insertar fácilmente texto, imágenes, presentaciones de diapositivas, formularios, cajas y más. También hay algunos elementos bastante vistosos en javascript como pestañas y acordeones. Además hay cada vez más cantidad de widgets con funciones extras que aumentan todavía más su potencial. Tengo que recordaros que Muse está en evolución y constantemente realiza mejoras.

2. Uso de fuentes

Fuentes puede parecer una cosa menor a tener en cuenta para el diseño de una página web, pero en realidad es una de las más complejas (y difíciles) en cuestiones de diseño web para el último par de años. Durante mucho tiempo, las fuentes en la web se limitaron a 12 fuentes básicas del sistema (todas las demás fuentes tenían que ser imágenes). Sin embargo, recientemente, la web se ha popularizado el uso de “fuentes web”, que le permiten utilizar casi cualquier tipo de letra en la web.
fuentes adobe muse
Adobe Muse tiene esta resuelto a la perfección. Mediante la integración con otro producto de Adobe (Typekit), Adobe Muse permite seleccionar una enorme biblioteca de fuentes para agregar como sus “fuentes web”, lo que hace que sea fácil de usar casi cualquier tipo de letra en la web.

3. Efecto Parallax

Es la función más espectacular de Muse. El efecto parallax es una propiedad que permite definir el modo en que se mueven los objetos en la página, sea en distintas direcciones o a diferentes velocidades según el desplazamiento de la barra del navegador, o al deslizar el dedo por la pantalla de la tableta. El resultado es una experiencia inmersiva que atrae la atención del lector hacia el objeto que se desplaza.
En las últimas actualizaciones se han añadido otros efectos como la transparencia para que los objetos puedan aparecer y desaparecer durante el desplazamiento. Y nuevas funciones para controlar los pases de diapositivas y las animaciones realizadas con Adobe Edge. En esta página http://www.thewildisles.com/gear-guide.html podéis ver un ejemplo con los nuevos efectos de desplazamiento. A medida que bajáis por la página van apareciendo nuevos elementos con distintos comportamientos frente al movimiento.

4. Diseño para dispositivos móviles (pero no responsivo)

Adobe Muse permite crear diferentes versiones de un sitio web para los 3 tipos diferentes de dispositivos: de escritorio, tableta y para teléfono. Aquí es donde el programa debe mejorar.

Por un lado, es una buena implementación para diseñar y controlar la apariencia de una web para móviles. Pero… pufff! no me convence tener que diseñar la misma web 3 veces. Puede convertirse en un dolor de cabeza tremendo tener que actualizar el contenido, porque es necesario hacerlo en las tres versiones. Adobe Muse no es responsivo. Para “responsive design” se necesita la magia de los media queries, un módulo de CSS3 que permiten que determinado contenido se adapte a ciertas dimensiones. Gracias a esto, podemos usar un sólo sitio y adaptar su contenido para diferentes dispositivos. De acuerdo que podemos usar Adobe Edge Reflow, pero es una faenón readaptar el sitio web.

El día que Muse permita diseñar “responsive” va a ser la bomba.

5. ¿Problemas con SEO?

Se dice que Adobe Muse no es muy SEO friendly que digamos. El problema es que el código no es muy organizado. Así, por ejemplo, todo el texto se identifica como los párrafos de forma predeterminada y debemos configurar manualmente los estilos para los encabezados para crear etiquetas de título.
Muse tiene la capacidad de entrada de metadatos que es único para cada página. Estos metadatos incluyen los títulos de página web, descripción y palabras clave (ya no sirve), que son todos los factores importantes en la forma en que aparece su sitio en los resultados de búsqueda.
Si ya se desea optimizar la web para SEO deberemos tocar código.metadatos

6. Plantillas

Sí, no hay plantillas en Muse, pero hay gran cantidad de ellas de forma gratuita, diseños prefabricados y widgets suministrados por otros diseñadores y programadores. Cada día aparecen más y más plantillas, lo que certifica que Muse es un programa con gran futuro.

Conclusión

Muse es una herramienta que ha venido a nuestras manos para facilitar la vida y hacer el trabajo más cómodo y rápido. Te hace estar más centrado en tu creatividad. Tampoco te pienses que es una varita mágica que te hace una web en 15 minutos. Estamos en una época donde los CMS como WordPress, Joomla, etc son los reyes del mambo. Una época en donde los precios mandan sobre la usabilidad y el verdadero valor de un sitio web.

Vuelvo a repetir, pienso que al final de lo que se trata es: “el fin justifica los medios”, es decir, el resultado final. A nadie le interesa que les cuentes las batallitas de… “estuve 12 horas haciendo esto sudando tinta…” A nadie le interesa escuchar problemas, solamente soluciones y si son rápidas, mejor.