Seleccionar página

La situación económica que estamos viviendo de profunda crisis ha propiciado que el comercio electrónico se haya convertido en una salida para muchos emprendedores que buscan en internet la forma de hacerse un hueco en el mercado si necesidad de invertir grandes cantidades de dinero.

El problema es que la mayoría de personas se lanzan a su proyecto con demasiada alegría sin un planteamiento estratégico comercial y de marketing apropiado.

Hoy en día construirse uno mismo una tienda online es rápido, fácil y realmente asequible. Hay multitud de plantillas y software gratuito para ello, como PrestaShop, VirtueMart, Magento, etc) que nos permite desarrollar un sitio online en muy poco tiempo.

Pero… las prisas en el E-commerce no son para nada buenas…

El problema es que la mayoría de plantillas no están optimizadas para vender, sino para mostrarse bonitas y comprarlas.

Debemos de ponernos en la piel del cliente y pensar como si fueramos ellos. Es decir, que queremos encontrar en la tienda y como debo navegar por ella para encontrar lo que necesito.

No entraré en aspectos técnicos (tampoco presumo de ello, no soy programador) pero estos son los consejos que por experiencia, toda tienda online debería tener optimizado a nivel de usabilidad.

1. Previo: Elección del hosting

Elegir un buen hosting es esencial en un . Es fácil dejarnos llevar por servidores compartidos y hostings baratos que con poco tráfico que la web tenga se vuelven lentos, inestables o se cuelgan. Imprescindible que el servicio de atención técnica sea 24 horas 365 días al año. No hay nada peor que se nos caiga la web un viernes noche y hasta el lunes por la mañana te quedes más colgado que un chorizo Te lo digo por experiencia.

2. Página de inicio

La página de inicio tiene la misma función que cualquier escaparate de una tienda física. No debe ser un tiovivo de colores y slides, ni mostrar un montón de productos para que el cliente vea que tenemos de todo. El cliente NO es tonto. Seamos selectivos y mostremos la información esencial para dar una visión generalista de quienes somos y destacar lo que creemos que al usuario le gustaría ir. Ni mas ni menos.

3. Página de categoría

Dediquemos un tiempo a pensar como nos gustaría mostrar nuestros productos en la estantería virtual. Una sección de categorias con muchas páginas (página 1 de 1-20, página 2 de 21-40, etc) corremos el riesgo de que el usuario se canse y no llegue al producto final. Lo mejor es usar un buscador con filtros generales y atributos. La página funcionará más rápida y el cliente lo agradecerá un montón.

4. Página del producto

Llegamos a una página transcedental. Para comprar un producto en una tienda queremos que nos informen con detalle y no nos lien con información técnica irrelevante.

Debemos mostrar con claridad toda la información que el cliente necesite para aportar la confianza necesaria para que nos compre.

Es muy importante mostrar las fotos del producto con la mayor claridad y calidad posible, incluso varias fotos con diferentes perfiles (por ejemplo: en un televisor nos gustaría ver aparte del frontal  que conexiones dispone en la parte trasera o en los laterales) Si añadimos un video demostrativo mejor.

Muy importante es también que se muestre las comentarios y calificaciones de los clientes, ya sean que han comprado con anterioridad o han comentando en las redes sociales ¿de quién te fiarías más, del camarero que te aconseja un plato o del cliente que ha probado la comida?

5. Proceso de checkout o venta

Es la parte más delicada del todo el proceso de compra. Aquí es donde se suelen espantar la mayoría de los clientes estadísticamente. Ver mi post sobre el abandono de carritos para ampliar información.

Esta sección debe ser rápida, sin pedir demasiados datos para el registro, mostrar el precio de los portes e impuestos, ofrecer la posibilidad de elegir diferentes formas de pago, y mostrar visiblemente las condiciones de compra.

Con estos consejos conseguiremos que nuestra tienda sea más accesible y que tengamos más posibilidades de que nos compren, o no… eso ya depende de otros muchos factores.

Lo dicho, no es nada fácil vender online.

Artículos de interés

Si te ha gustado comparte en:

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.