Qué es un alojamiento web y cómo elegir uno

El mayor rompecocos que la gente tiene al iniciar un nuevo sitio web es elegir el mejor servicio de alojamiento web. Es importante tener el que pueda proporcionarte el mejor rendimiento.

La creación de un sitio web implica una serie de acciones, como, por ejemplo, el alojamiento del sitio.

Mucha gente se pregunta: ¿cómo puedo elegir mi alojamiento? No siempre conocen las diversas propuestas que tienen disponibles o no saben cuál elegir.

El presupuesto, las necesidades y los conocimientos influyen en la balanza y determinan la elección final.

Esto es importante porque impacta en áreas como la visibilidad del sitio o el posicionamiento natural.

Por lo tanto, es fundamental para conseguir un buen SEO.

Este es un mantra que te sabrás de memoria: ¿En qué proveedor de alojamiento debo confiar para alojar mis páginas? Para los blogueros, programadores y pequeños negocios, la elección de un proveedor puede ser un tanto agobiante.

Si al final consigues dar con el adecuado, podrás respirar tranquilo, porque tendrás un servicio de confianza, eficiente y que siempre estará disponible por teléfono, chat o correo electrónico para responder a tus dudas.

Pero si te precipitas a la hora de elegir sin hacer una investigación previa, puede hacer que te sientas estafado.

En esta pequeña guía te explico los diferentes tipos de alojamiento que puedes encontrar para alojar tu sitio (uno o varios) web. También nombraré algunos de los proveedores más reconocidos para ayudarte a encontrar el que más te convenga.

Tipos de alojamientos

En este sector tremendamente competitivo, existen cuatro tipos distintos de alojamiento en servidores: compartido, dedicado, en la nube y VPS (Servidor Privado Virtual).

Cada uno de estos servicios tienen sus ventajas y desventajas, y se diferencian entre sí por su funcionalidad, rendimiento y, por supuesto, por su precio.

La mayoría de los proveedores ofrecen planes basados en estos servidores, pero también otras soluciones híbridas que pueden combinar diferentes tipos de servidores, o hosting específicamente dedicado a WordPress, por ejemplo.

Alojamiento compartido

Es el más utilizado, y también la opción más económica. Con un hosting compartido, tu sitio está ubicado en un servidor físico que aloja también a otros clientes.

Este tipo de hospedaje limita el acceso a la configuración del servidor. Compartir el servidor afecta a la conexión y a la velocidad del servidor y, por lo tanto, a la velocidad de carga de la página.

Esta es una buena solución para un presupuesto limitado o para un sitio que no necesita actualizaciones constantes.

Proveedores: Webempresa, Banahosting, Nominalia.

Me llama la atención las opiniones de Hostinger y la incluyo en mi lista de los mejores proveedores de hosting 2020. ¿Quién no se resiste a probarlos por menos de un euro al mes?

Alojamiento VPS – Servidor privado virtual

Se considera una alternativa entre el hosting compartido y el dedicado. Básicamente se trata de un servidor virtual presente en un servidor físico. Este servidor físico contiene varios servidores virtuales que «pertenecen» a diferentes sitios de clientes.

A diferencia de un hosting compartido, los recursos no se comparten y se puede tener más control sobre el servidor. El coste también es mayor, pero es una buena elección si tu proyecto web crece en el tiempo.

Proveedores: OVH, Nicalia, Time4vps, Raiola Networks, Hostinger.

Alojamiento dedicado

Con un hosting dedicado, el precio se dispara por lo alto pero tendrás un servidor que no se comparte con nadie.

Tienes un servidor entero para ti. No «sufres la gripe» de otros sitios. Esta es la mejor solución cuando tu web genera mucho tráfico y prefieres tener acceso completo a las configuraciones del servidor.

Esta opción requiere tener habilidades y conocimientos para saber gestionar el acceso a la red o el mantenimiento. Si no cuentas con estas habilidades, deberás subcontratarlas, lo que genera costes adicionales.

Proveedores: SiteGround, Banahosting, Raiola NetWorks.

Servidor cloud o alojamiento en la nube

El alojamiento en la nube se suele comparar con el VPS. El servidor cloud utiliza varios servidores diferentes y no sólo uno físico, por lo que siempre está activo. Si un servidor cae, el otro asume el control.

Esto también permite una buena distribución de la carga si el tráfico crece notablemente. Así se adapta a una posible evolución, sumando o restando recursos. Sin embargo, este tipo de alojamiento puede ser todavía bastante caro.

Proveedores: OVH, Vultr, FastComet.

¿Qué debo de saber para elegir un alojamiento web?

¿Cómo elegir el mejor anfitrión de la web? Da igual si eres novato o experto, elegir un hosting web no es tarea fácil.

Tampoco lo es comprender la jerga técnica y los diversos tipos que acabo de explicarte. Por lo tanto, es mejor no precipitarse y evaluar tus necesidades y, por supuesto, tu presupuesto.

Antes de elegir, te aconsejo que tengas en cuenta las siguientes e importantes características:

  • Espacio en disco (CPU, RAM, ancho de banda)
  • infraestructura de red
  • soporte técnico del hosting
  • ubicación del centro de datos
  • nivel de experiencia requerida
  • entorno Linux o Windows
  • herramientas de desarrollo ofrecidas
Qué es un alojamiento web y cómo elegir uno
Características de los diferentes planes de hosting compartido de Hostinger

En conclusión

Si estás empezando y tus visitas a tu página no son muchas, te sobra con un hosting compartido. Cuando tu sitio crezca, es posible que quieras cambiar a un plan VPS. Una vez que tu sitio web se dispare, puede que ya necesites cambiar a un servidor dedicado.

Asegúrate de elegir una empresa que no te ponga dificultades para cambiar de plan, ya que no todos los proveedores ofrecen los cuatro tipos de planes.

Elegir el correcto, te ahorrará muchos problemas en el futuro.

Deja una respuesta